No soy especialista en esta materia. Carezco de conocimientos sobre precios y mercado. Busco a una persona honrada que sí los tenga, fuera del evidente acceso financiero, y que trabaje por comisión acordada sobre la base principal de la confianza. Un encuentro previo y personal parece indispensable para adquirir una impresión recíproca sobre los posibles interlocutores y, con tiempo, sobre el valor de los objetos ofrecidos, por lo general antiguos y en buen estado, muchos de ellos únicos. A esa reunión en un departamento mío seguirían un inventario y una tasación por perito firmados ante notario. Mi intención no consiste en hacerme rico mediante una compraventa sino en garantizar una vida modesta pero digna durante veinte años. Mi edad es sesenta y seis. No estoy endeudado. Creo sin hallarme seguro de ello que unos trescientos millones de pesos, por cierto mejor más que menos, en efectivo y en líquido para mí (impuestos y comisión más otros gastos pagados), serían suficientes. Mi familia -madre, ocho hermanos y cuatro hijos, todos profesionales exitosos en el plano económico- insiste con generosidad en que no me preocupe por esto, pues dividiendo la suma correspondiente sus componentes podrían entregármela mes a mes gratuitamente, pero es una solución a la cual nunca he recurrido y la falta de costumbre en esto crea un reprochable mas comprensible aunque superable orgullo, que molesta, diciendo tanto sí cuanto no. La verdad es que jamás he acudido a este tipo de salida. Una información bastante exacta sobre mi vida se halla en el presente blog, “Amaneciente Incertidumbre”,https://amaneciente.wordpress.com . Mi correo electrónico esarturomonteslarrain@vtr.net. Mi teléfono fijo en y desde Santiago de Chile es 3416148 . Y el celular aquí mismo es 095351520 . La dirección en la comuna de Providencia, misma ciudad, es calle Austria 2163 departamento 202 donde se me halla regularmente o por una empleada, señora Rosa.

Los libros en venta son de proveniencia familiar. Citaré dos ejemplos entre unos doscientos ejemplares que no he contado : a)  “Los tesoros del arte de Inglaterra” (cien grabados finos en acero muchos de ellos originales), George Barrie Editore, Filadelfia, 1881, unas 1000 páginas tomando en cuenta las láminas; considero que el enmarcamiento por unidad acrecentaría la ganancia. Y b) “Encyclopaedia Britannica” completa, Adam & Charles Black, Edinburgh, MDCCCLVI.

Por razones de salud y por su costo he tomado esta decisión. Saludo a Usted con afecto.. No excluyo una venta en el extranjero: España, Francia, UK, USA.

 

About these ads