1.    Más solidaridad entre ricos y pobres.

2.    Más respeto entre ciudadanos.

3.    Más cariño a las fuerzas armadas.

4.    Menos clasismo.

5.    Más comunicación cotidiana.

6.    Más humildad.

7.    Más espíritu de trabajo.

8.    Más cuidado a la naturaleza.

9.    Más atención a la realidad del vivir.

0.    Más cuidado por los niños.

1.    Más unión en las parejas.

2.    Más valentía.

3.    Más cercanía a Dios.

Todo esto, por ejemplo, viene a pesar del dolor ajeno y propio; y de los saqueadores -fuente mezclada de desprecio y de pena-, en anhelable mejoría, comprendiendo que tener así un poco más es ser mucho menos.