No sé ser carente ya de otro ser que la insinceridad del arenal. Niños se arrebatan por las dunas de la histeria en la alegría. Niñas se agarran por temor amoroso a la parte baja de ellos, quienes gozan cuales caracoles antiguamente emergentes del océano pacífico a la conjunción inseparable de las aguas dulces, salinas, limpias, sucias, todas . La química discutida pero surgida del demente Benveniste, para más remate urdida por el propio Benveniste, del agua cual concentración perenne de la memoria, se engrasa y proteinaza englobando a tiburón, jibia, pejerrey, orca, mero, turbot, aceite de nuez, papaya de La Serena, miel de palma, cochayuyo, mermelada de pétalos de rosas, araña de mar cocida, pez del sombrero de copa, ciervo asado, vino, tabaco, tomate, albahaca, menta naturalmente pimentada, queso de oveja,. Niñas se agarran y niños se alegran pudorosos descendiendo por las dunas. Rotan por vertical tocándose. La niña besa. El niño no. Parecen topo y topa preparando su caverna nocturna de la cual saldrá matinal un montículo de aspecto volcánico, pequeño, originariamente subterrenal, blando, negroide. Son animales invisibles. Temo al oso polar. Temo a la osa polar. Temo a la constelación de Orión. Temo a la Cruz del Sur. Temo a la ya mencionada vía láctea. Al Más Allá temo. Te temo y me temo. Me meto en el mote. Camino por la cama. Ando por la serranía. Masco la flor soleada de aromos y espinos. Te converso mientras nos conversamos. Vivir consiste en ir narrando. Escuchas, hablas. La intersección presenta la belleza de una canción. Tus hijos. Mis hijas. Tu viudo. Mi esposa. Los rencores. La desolación. La flor de la maravilla. Alguna resurrección. Te espero. La erupción volcánica. La fuerza ígnea de la tierra. El humilde amor de Dios. El agradecimiento. El llanto. La muerte. La misericordia y la compasión. Lo que en paz no conocemos. Nosotros, siempre nosotros, gracias a ti y no sólo a ti. Si hubiese amor, sería expandido, diseminado, pulverizado, polemizado, humoroso, sería los pronombres, sería ellas, sería ellos, vosotras, vosotros, ello, ella, él, tú , yo, tú, yo más tú, tú más yo, es decir nosotros, todas nosotras, ¿te amo?, rasco mi cabeza: sí.