Prosiga.

Cristo es parábola del hijo pródigo.

Regresó ascendiendo donde su padre por aburrimiento acá.

La crucifixión fue cruz y ficción.

Brilla el sol de nuestras juventudes, la noche muere en el ayer y es el ritmo de las multitudes que nos llama a cantar “¡Frei, Frei, Frei!”.

La tierra será el paraíso de toda la humanidad, ¡viva la Internacional!

Pongamos las cosas sobre el tapete.

Sea periodista o médico.

La noche depende de la rotación.

Si como me asegura un ingeniero de obras públicas “n” dividido por “0” es igual a “”, infinito multiplicado por cero sería igual a n, es decir a 1, 2, 3,…, de lo cual se deduce por ejemplo que 1 = 1000, Lagos = Piñera, ¡con razón el ingeniero se ha especializado en aeropuertos!

Es una orden: ¡Prosiga!

– ¡Afirmativo, mi general!