Hacia los años ’70 se contaba un cuento sobre Orlando Millas, más comunista que el Papa: “en la mañana llama a Moscú para saber si está lloviendo en Santiago”. Jorge Insunza es de generación en generación Comunista Absoluto, desde la Creación hasta el Juicio Final (pero al parecer un hijo “traidor” y homónimo se le fue al PPD: un descuido). Le escuché decir personalmente: “Mejor es estar equivocado dentro del Partido Comunista que tener razón fuera de él”. Esta frase -originaria de Stalin- es perfecta. Es perfectamente idiota. Podría concluirse que Insunza, “el Coque”, es pues un idiota. Pero no. Es inteligentísimo. Lo mismo ocurre con otros comunistas. Como su tío Sergio, por ejemplo, quien además es un hombre intachable y extremadamente bondadoso, según mi experiencia también personal. ¿Cómo puede ser entonces que gente buena, intachable e inteligente diga tamaña idiotez (y no es la única), sabiendo que lo es? Curioso. Llega a dar risa. Es de humorista. Aunque de humor cruel. No digo que Stalin haya sido más cruel que hoy Bush. Mi oficio no es pesar en una balanza lo malo y lo peor. Es señalar que Bush, cruel, habla sin ningún sentido del humor. Sus idioteces son inconscientes, naturales. En cambio, la siguiente, textual, de Lenín, es, como él mismo lo dice, en “Materialismo y emporio-criticismo” (“desastre epistemológico”, según Jacque Monod, en “La necesidad y el azar”): “La convicción ‘ingenua’ de la humanidad, el materialismo la pone conscientemente en la base de su teoría del conocimiento”. Esas comillas alrededor de “ingenua” significan que la convicción es astuta, pero poco, porque al ponerlas así lo da a entender. Estamos pues ante una ingenuidad astuta o una astucia ingenua. Pero, como si fuera poco, ella es, subrayada en el original, consciente. Por ejemplo, “la astucia de mi ingenuidad consiste en que sean conscientes”. Y en que lo sean desde la misma “base de mi teoría del conocimiento”. ¡No sólo del mío! ¡”De la humanidad”!: “la tierra será el paraíso de toda la humanidad”, canta “La Internacional”. Toda, sin excepción, por obra y gracia de “el materialismo”, que así “pone” las cosas. ¿Quién entiende? Nadie. Ni Lenín. Y allí si que hay chiste. Lenín ríe “seriamente” de su idiotez, y más aún por ser tomado en “serio” y repetido por sus papagayos. Es humor fino. A lo Buster Keaton quien sin jamás sonreír, mudo y provocaba serias carcajadas. Es lo que pasa también -lo hemos visto- con “el Coque”. Tampoco sonríe por fuera. Y en ninguna reunión comunista está permitido -por humor- hacer humorismo. Si alguien lo hace, es amonestado por miradas unánimes que lo auto-critican. Y así, por este tipo de chiste, el PC ha logrado ser políticamente el chiste que hoy en todo el mundo se ve. Pide una monedita: unos tres diputados en Chile. Le será dada: cambio del sistema binominal. Para hacer reír un poco más. Los comunistas son fraternales entre sí. Se cuidan jerárquicamente. Buena gente. Injustamente tratada por Pinochet. Pero en fin, qué se le va a hacer, asunto de ellos, no quieren cambiar, son como burros. Simpáticos son los burros. Mientras no rebuznen en exceso. Pocos van quedando en Chile. En Cochiguaz vi algunos. Yo siento cariño hacia los comunistas. Les pedí que me dejasen entrar a su grupo. Respuesta: no, porque les revolvería el gallinero. Me quedo entonces de independiente. ¡Porque no me voy a meter al PPD! Y en el PS tampoco sería aceptado. En cuanto a la DC, ni hablemos. Y a la Alianza… ¡jamás! Pobre de mí, Coque, estoy solo. Parezco clon del PC. Sólo me resta una amaneciente incertidumbre. Bueno, peor es nada. Algo es algo. Algo puede ser mucho. Peligroso. Mejor paso piola, Coque. Cariños a Silvia. No releo. Ya lo he dicho: me da lata. Saludos a Volodia. Un día le dije algo. Él me dijo que estaba de acuerdo. Le pregunté por qué entonces decía en público lo contrario. Sin respuesta, Jorge.

About these ads